Carlos Peñuela: “en materia patrimonial, debe tenerse en cuenta el criterio de los restauradores-conservadores”

El Boletín entrevista hoy a Carlos Peñuela, que desde el pasado mes de junio es conservador de bienes muebles de la Hermandad de la Macarena. Es Licenciado en Bellas Artes con especialidad en Conservación y Restauración de Bienes Culturales por la Universidad de Sevilla y Máster en Arte, Idea y Producción por la misma Universidad. Como restaurador, ha realizado numerosas intervenciones en obras de cofradías y parroquias sevillanas. Sin duda, un referente en la materia.

Pregunta: Hace unos meses fue designado por la Hermandad de la Macarena conservador de su patrimonio de bienes muebles. Exactamente, ¿cuáles serán sus funciones en tal responsabilidad?

Respuesta: El nombramiento responde a la apuesta de la Hermandad de la Macarena por establecer unos protocolos para la correcta conservación del vasto patrimonio que atesora.

Las principales funciones de la figura del Conservador de Bienes Muebles son las de instituir los criterios de actuación patrimonial de bienes muebles en cada momento, así como de adecuación y mantenimiento de las instalaciones -y sus condiciones de seguridad, temperatura y humedad- donde se albergan los mismos.

También la realización del inventario de estos bienes muebles y, a partir del mismo, establecer los criterios de conservación.Este documento servirá para redactar un plan de actuación vinculado a la conservación preventiva, que sea capaz de definir los criterios de uso, y la formación de las personas que van a manejar este patrimonio, así como los protocolos que recojan dichas tareas.

Pregunta: Las hermandades han acumulado un valioso patrimonio histórico-artístico en los últimos siglos y la sensibilidad en materia patrimonial de estas asociaciones ha crecido sustancialmente en las últimas décadas. Pero las hermandades, en general, ¿cuentan con los recursos necesarios para conservar este patrimonio (casas hermandad acondicionadas, presupuesto suficiente) o el patrimonio acumulado está por encima de las posibilidades de las hermandades?

Respuesta: En general, los recursos de las hermandades y cofradías de Sevilla más que ser limitados, están a fecha de hoy quizá más encaminados a tratamientos integrales de restauración, más que a la conservación preventiva, propiamente dicha. Poco a poco, se vislumbra que esa mentalidad va cambiando, tomando en consideración estrategias y mecanismos para una buena conservación, almacenaje y manipulación de bienes y enseres litúrgicos. A día de hoy, lamentablemente, ese vasto patrimonio, aún está muy por encima, en general, de las posibilidades de dichas instituciones, pero el camino está marcado y se va viendo luz en todo ello.

Pregunta: La decisión de la Hermandad de la Macarena es un paso en la buena dirección para que las decisiones sobre patrimonio se adopten con criterios técnicos y no con otros, como el mero capricho personal ¿Por su formación y profesión es partidario de que las decisiones patrimoniales en el seno de las hermandades recaigan en personas con conocimientos sobre la materia?

Respuesta: Por supuesto que sí. Al igual que para una comisión económica en una junta de gobierno habría que contar con hermanos con formación contable o economistas, por ejemplo, para decisiones patrimoniales, es de cajón, que se tengan muy en cuenta las opiniones y directrices de conservadores del patrimonio que puedan asesorar en cada momento y que sus dictámenes no respondan a gustos ni caprichos personales.

Pregunta: Ciertos actos, como los besamanos, tienen un impacto sobre las imágenes ¿Está medido hasta qué punto es agresivo ese impacto?

Respuesta: Obviamente, a todas luces se conoce, y no hay que ser profesional en el patrimonio para descubrirlo, que los besapiés y besamanos a Nuestros Sagrados Titulares producen una serie de daños y patologías en sus policromías. Este impacto, si lo miramos desde un punto de vista de un conservador, es bastante agresivo, en tanto en cuanto en estos actos y cultos devocionales las Sagradas Imágenes pierden parte de la policromía de aquellas zonas que son besadas y, sobre todo, y, en ocasiones de forma casi más perjudicial, pasadas por un pañuelo o gasa. Pero no podemos olvidar que esta tipología de Bienes Culturales tiene, por encima de todo, una connotación, incluso más importante, y para la que el artista, en su momento, las creó. Hablamos de Imágenes Sagradas. Por lo tanto, no podemos quedarnos en un mero tratamiento museístico, como en el caso de otras piezas que no tengan ese uso cultual.

Pregunta: En relación a la pregunta anterior, ¿cree que hay costumbres en las hermandades que deberían modificarse en aras de una mejor conservación patrimonial? Me refiero, por ejemplo, a la disposición de la cera en los cultos, de la candelería en el paso procesional o de la cera de los guardabrisas en relación al manto.

Respuesta: Es interesante lo que plantea ya que, desde hace varios años, diferentes hermandades plantean este tipo de cuestiones con maravillosos resultados. Hay multitud de pasos tanto, de Cristo como pasos de palio, que llevan diferentes tipos de “platillos” que van cogidos, entre el guardabrisa y el arillo que suele rematar las tulipas, impidiendo o minimizando, en un alto porcentaje, la cantidad de cera que cae sobre bordados de mantos, túnicas, tallas doradas de canastos, respiraderos o sobre los mismos brazos de los candelabros.

Otra cuestión importante, más que el tema de la cera en cultos, como quinarios o septenarios, que tienen lugar una vez al año, sería la de la cera de diario. Hay altares que, desde hace tiempo, se iluminan con parafina que no causa apenas combustión y, por ende, humo que se deposite en las  policromías de las Imágenes.

Pregunta: Hasta ahora, en general, las hermandades afrontan restauraciones de un manto procesional, de un palio o de las imágenes titulares cada cierto tiempo ¿Cree que es necesario dar un paso más para entender que es preciso dedicar todos los años una partida presupuestaria para conservar el patrimonio como es debido?

Respuesta: Esto que me dice se traduce en lo que denominamos conservación preventiva, que no es otra cosa que encaminar estrategias y mecanismos para preservar, todo lo que se pueda, la integridad y autenticidad de las obras, por ejemplo, un manto de una dolorosa. Es fundamental que en las mayordomías haya anualmente partidas para, por ejemplo, hacer tratamientos de conservación en textiles, tales como la microaspiración, foco de ataques biocidas por acumulación de años sin realizársele nada. Otra cuestión sería la del control de temperatura y humedad en las vitrinas donde se expongan estas piezas, así como la iluminación. Estas son inversiones, no muy altas, que, a la larga, redundan en no intervenciones integrales ni demasiado invasivas en estos bienes patrimoniales, procurando conservar, casi en su integridad, todo este vasto patrimonio que custodiamos en las hermandades y cofradías.

Pregunta: Las hermandades suelen enriquecer ciertas obras patrimoniales, como un paso, un manto, una corona…¿Qué opinión tiene al respecto? ¿Es partidario del enriquecimiento o prefiere respetar la obra original? 

Respuesta: Si Juan Manuel Rodríguez Ojeda viera la corona de oro de la Santísima Virgen de la Esperanza que, él mismo diseñó en 1913, creo que estaría en total desacuerdo con el enriquecimiento que sufrió dicha presea en los años 50 y 60 del pasado siglo XX. Si bien, no podemos mirar, con los ojos de ahora, acciones que se realizaron hace 50 años, ya que la mentalidad y conciencia en patrimonio, gracias a Dios, ha cambiado mucho.

Dicho esto, prefiero por ética profesional, y dentro de nuestro código deontológico como Conservador-Restaurador de Bienes Culturales, las obras originales tal y como las creó su autor.

Pregunta: Las imágenes sufren con los cambios de temperatura ¿Las iglesias son edificios acondicionados para amortiguar este impacto?

Respuesta: Normalmente hablamos de edificios de hace varios siglos no acondicionados para la conservación de obras de arte. En otras ocasiones, se trata de edificios contemporáneos en los que tampoco logramos estabilizar del todo sus condiciones climáticas. Es una tarea pendiente, y muy difícil de atajar, pues se trata de edificios y estancias de miles y miles de metros cúbicos muy complejos de acondicionar a una temperatura y humedad relativa estable. Por poner un ejemplo, instituciones como el Museo de Bellas Artes, anualmente, tienen entre sus partidas económicas más importante la destinada al mantenimiento y consumo de la energía propios para acondicionar climáticamente todas sus salas. Trasladar eso a nuestras hermandades, a sus iglesias y capillas y a sus casas de hermandad en las que se expongan enseres, a día de hoy, se me antoja casi imposible, o al alcance de muy pocas corporaciones, por el gasto fijo que ello supone. Mientras tanto, se pueden diseñar estrategias de conservación estudiando los edificios y creando sistemas de flujos de ventilación cruzada, colocar humificadores, bolsas con pastillas de gel de sílice en el interior de vitrinas para regular la humedad relativa en el ambiente…

Pregunta: La adecuada conservación del patrimonio exige contar con casas hermandad debidamente acondicionadas. Con una temperatura medida, con la luz adecuada, con espacio suficiente…Las casas de hermandad han jugado un papel destacado como centro social y algunas cuentan con barra de bar ¿La adecuada conservación del patrimonio obliga a revisar las características y usos de estos espacios?

Respuesta: Unida a la respuesta anterior va muy encaminada esta respuesta. Sería cuestión de analizar y estudiar los edificios y las estancias donde se coloca el patrimonio mediante el estudio climático y medioambiental de un ciclo anual para conocer que ocurre en esos espacios y analizar los factores de riesgo y de alteración que puedan afectar a esos bienes.

Pregunta: Usted es Licenciado en Bellas Artes en la especialidad de Conservación y Restauración de Obras de Arte y profesionalmente se dedica a la restauración. Dedicarse a una tarea tan vocacional debe ser un auténtico lujo, más aún en los tiempos que corren, ¿no?

Respuesta: Para mí, mi profesión es un auténtico privilegio. Disfruto con mi trabajo cada día. Esto es el mayor aliciente e incentivo para la motivación. Si ello lo unimos a los difíciles momentos que nos está tocando vivir, pues doblemente agradecido al Señor de la Sentencia y a la Virgen de la Esperanza en manos de quienes cada día me ofrezco.

Pregunta: Técnicamente, ¿qué es lo más complejo de su profesión?

Respuesta: Discernir criterios de actuación para cada intervención es siempre complejo, ya que, cada una de ellas, tiene su intrahistoria y no hay ningún tratamiento ni producto de conservación que sea la panacea para todas. A parte, yo diría que la pedagogía y enseñar a los responsables y custodios del patrimonio de las hermandades. Poco a poco vamos consiguiendo grandes avances, pero se me antoja que es lo más complejo.

Pregunta: ¿De qué manera cree que pueden afectar la pandemia y sus consecuencias económicas a la labor de conservación patrimonial de las hermandades?

Respuesta: Me temo que como a otros ámbitos de nuestras hermandades y cofradías va a afectar sobremanera. No estamos exentos por desgracia de ello. La concienciación de las mismas en los últimos lustros con respecto a la conservación del patrimonio ha ido “in crescendo” siendo actualmente, por lo general, notable. Desgraciadamente, como esta situación se alargue en el tiempo, nuestras corporaciones no van a tener capacidad económica para abordar proyectos de restauración que tenían planteados a corto y medio plazo. En cuanto a la conservación preventiva y el mantenimiento, sí creo que se puede seguir trabajando ya que, en eso, juega un papel decisivo la concienciación y formación de las personas que custodian y manipulan bienes, enseres y ajuares litúrgicos.

Pregunta: ¿Existe intrusismo en la conservación y restauración del patrimonio?

Respuesta: Cada vez menos, pero si sigue existiendo. La mayoría de hermandades están encargando sus trabajos de conservación y restauración a profesionales titulados. Esto es cuestión de tiempo. La mayoría de las hermandades y de los profesionales “van entrando en el carril” para que, poco a poco, no exista ese intrusismo y para que no haya competencia desleal y todos los profesionales trabajemos bajo la legalidad con las máximas garantías fiscales y laborales.

Pregunta: Su profesión le permite conocer las técnicas de trabajo de artistas de otras épocas. ¿Hay algo que le llame la atención acerca de los conocimientos técnicos que atesoraban estos artistas?

Respuesta: Con la supresión de los gremios, en las primeras décadas del siglo XVIII, se dio paso a que no hubiera un tribunal que en cada gremio controlara el producto o la obra que se entregaba. Estos gremios actuaban como verdaderos garantes de la excelencia en el trabajo desarrollado. Poco a poco se le fue “echando menos cuenta” a la técnica y al procedimiento escultórico o pictórico y más a la impronta del artista o a la idea o proyecto creativo.

De los grandes maestros de los siglos XV al XVIII, por ejemplo,  se aprende por cada centímetro que se actúa. La meticulosidad con la que están ejecutadas sus obras, los ensambles de las tallas, el ahuecado de sus esculturas, la pureza de los pigmentos utilizados en los temples de los estofados o en las policromías de sus carnaciones… son una auténtica delicia aprender de ellas. Un buen amigo orfebre siempre exponía que su padre, el gran orfebre, uno de los más grandes, el recordado maestro Marmolejo Camargo, decía que, si estos artistas y artesanos de tiempos pretéritos trabajaran hoy día con la dignificación laboral que tienen todos los oficios, no habrían proyectos que se ejecutaran con esa calidad de lo costoso que serían.

Más información en: https://boletinhuelva.com/carlos-penuela-en-materia-patrimonial-debe-tenerse-en-cuenta-el-criterio-de-los-restauradores-conservadores/

Por JAVIER COMAS

La parroquia trianera de San Jacinto acaba de iniciar los trabajos de la capilla sacramental que devolverán la luz original a una joya del tardobarroco sevillano. El restaurador Carlos Peñuela intervendrá durante seis meses, junto a un equipo de expertos, restauradores, historiadores, arquitectos y químicos, esta desconocida estancia que cobija a la Virgen del Rosario y al Santísimo en este templo dominico.

Los trabajos se centrarán en la consolidación del soporte y trasera del retablo, así como en la limpieza química y mecánica de las piezas, reintegración volumétrica de elementos faltantes, estucado, reintegración cromática y barnizado; así como una profunda intervención en las yeserías, reja y murales de la capilla.

Será la primera intervención que sufrirá este espacio en más de dos siglos y medio desde que fuera proyectado. Un lugar que tiene uno de sus problemas más graves en «las alteraciones que ha sufrido el muro a lo largo de los años. Esto se puede apreciar por reparaciones de operarios en las sucesivas obras que han tenido lugar, sobre todo por los materiales que se aprecian, ya que las variaciones en el tipo de madera saltan inmediatamente a la vista», apunta el restaurador a este medio. Problemas basados principalmente en la humedad: «Había chorreado en multitud de espacios agua procedentes de cubiertas, goteras, humedades por filtración y por capilaridad».

La capilla sacramental de San Jacinto, aún sin los andamios instalados / ABC

En cuanto al soporte mural, «se encuentra en general en buen estado, aunque tiene múltiples grietas y fisuras correspondientes a aberturas y movimientos de los muros». Los motivos ornamentales «presentan la misma patología» donde se observan «manchas de humedad así como disgregación de los paramentos murales, encontrándose en algunos puntos muy harinoso», indica Peñuela.

Detalle del ático del retablo de la capilla sacramental de San Jacinto / ABC

Por su parte, el retablo está «en buen estado estructuralmente» pero su dorado «está muy oxidado y ennegrecido. En esta misma zona se encuentra hasta un 30% de pérdidas de dorado y preparación, debido a su exposición a los cambios bruscos de temperatura, humedad, luz directa a través del óculo, etc…», argumenta Peñuela.

Ángel atlante de la capilla de sacramental de San Jacinto / ABC

Con un presupuesto de 60.000 euros, comienza de esta forma un proyecto impulsado inicialmente por el anterior párroco José Rafael Reyes y ejecutado por el actual, Javier Rodríguez. Del mismo modo, las gestiones del arzobispo, Juan José Asenjo, han facilitado la llegada de donaciones tan importantes como la de la Real Maestranza de Caballería. El proyecto también ha contado con relevantes aportaciones de fieles y feligreses de la parroquia, así como de la propia orden dominica.

Detalle de las yeserías de la capilla sacramental de San Jacinto / ABC

El retablo

De estilo rococó, el conjunto está enmarcado en el primer tercio del siglo XVIII y atribuido a Francisco de Acosta «El Mayor», hijo de Cayetano de Acosta. Por su parte, el historiador Álvaro Recio Mir la encuadra en 1775. Esta atribución la realiza la profesora Matilde Fernández Rojas, por analogía con el retablo mayor de la parroquial de Fuentes de Andalucía.

Su retablo, que cuenta con unas medidas de 663,50 x 417 centímetros, presenta un programa iconográfico dedicado a la Virgen del Rosario -atribuida al círculo de Acosta- que preside la estancia y que fue restaurada recientemente por el propio Peñuela. A esta imagen le acompañan un San Pío V, instaurador de la fiesta del Rosario y San Francisco de Asis.

Detalle de las pinturas murales de la capilla sacramental de San Jacinto / ABC

En cuanto a las pinturas murales están datadas en 1951 mientras que las yeserías, «fueron policromadas hacen alrededor de siete décadas», como apunta Peñuela.

La capilla sacramental de San Jacinto, con los andamios instalados / ABC

En esta capilla residió desde 1755 la Cofradía del Rosario fundada por la Orden de Predicadores hasta finales del siglo XIX, en que parece se encuentra ya en franca decadencia y convertida, tras la exclaustración, en hermandad diocesana. Una estancia que tiene una prominente bóveda que supera los 8 metros del altura y que convierte esta capilla en una desconocida joya del patrimonio de la ciudad que comienza a redescubrir San Jacinto con nuevos aires de reapertura.

Ángel atlante de la capilla de sacramental de San Jacinto / ABC

Más información en: https://sevilla.abc.es/pasionensevilla/actualidad/noticias/san-jacinto-inicia-la-restauracion-una-joya-del-tardobarroco-la-capilla-sacramental-180443-1594294404.html

Por JAVIER COMAS

El Carmen del Santo Ángel continúa incrementando su patrimonio con una pieza de gran valor. El restaurador Carlos Peñuela ha recuperado un busto relicario de Santa Teresa atribuido al taller del maestro universal castellano, Gregorio Fernández, siendo esta una de las escasas representaciones en Andalucía de este genio del barroco español.

Encargado por el Linaje de Paternina para contener la preciada reliquia del corazón de Santa Teresa, esta obra tiene sus orígenes en el convento de Carmelitas Descalzas de Alba de Tormes, donde está gran parte de los restos de la santa abulense. Esta obra estuvo allí hasta la realización del nuevo relicario de oro y plata para el corazón de la Santa obra barroca de Alonso Cano.

Posteriormente, esta pieza regresó a la familia que lo ha conservado hasta que se adquirió en San Sebastián y llegó a Sevilla en enero de 2019, siendo ofrecido a los Carmelitas Descalzos del Santo Ángel a través de donaciones particulares.

El relicario de Santa Teresa del Santo Ángel / CP

Según el doctor en historia del arte y prior del convento sevillano, «se trata de una obra de extraordinaria calidad, cuya huella de Gregorio Fernández es evidente, siendo muy similar al conservado en las Descalzas de Alcalá de Henares».

La pieza fue presentada este miércoles 1 de julio y se ubicará en la capilla del Sagrario, junto al Cristo de los Desamparados de Juan Martínez Montañés.

El prior del Santo Ángel, Juan Dobado, y el restaurador Carlos Peñuela, con el relicario de Santa Teresa / JAVIER COMAS

La intervención

Así, durante más de un año, Carlos Peñuela ha intervenido esta pieza tras un largo proceso. Primeramente, un estudio fotográfico con luz rasante, normal y ultravioleta identificó los males de la obra que posteriormente ha sido desinsectada en su soporte lignario que estaba atacado por insectos xiloófagos. Del mismo modo, se han fijado los estratos de preparación y policromía, así como se ha limpiado mecánicamente los depósitos superficiales y restos de cera.

El relicario de Santa Teresa del Santo Ángel, con luz ultravioleta / CP

Posteriormente, se ha realizado una limpieza química de barnices envejecidos y oxidados, así como una reintegración volumétrica y estucado de elementos faltantes como la pluma que porta la imagen y el correcto ensamblado de miembros en la mano derecha.

El relicario de Santa Teresa del Santo Ángel, antes de restaurarse / CP

Finalmente, se ha reintegrado cromáticamente la policromía y los paños estofados en dos fases: una primera con medios acuosos a la acuarela y una segunda con pigmentos al barniz. Para el remate de los trabajos, se ha aplicado una fina película de protección o barniz.

El prior del Santo Ángel, Juan Dobado, y el restaurador Carlos Peñuela, con el relicario de Santa Teresa / JAVIER COMAS

Más información en: https://sevilla.abc.es/pasionensevilla/actualidad/noticias/santo-angel-rescata-una-inedita-representacion-del-taller-gregorio-fernandez-sevilla-180097-1593646092.html

ceramica.macarena.carlos.penuela.3

La Junta de Gobierno nombra a Carlos Peñuela Jordán conservador del patrimonio de bienes muebles de la Hermandad de la Macarena. El nombramiento responde a la apuesta de la corporación por establecer unos protocolos para la correcta conservación del vasto patrimonio que atesora.

Carlos Peñuela Jordán es conservador-restaurador de obras de arte, además de hermano de la Hermandad de la Macarena, y acumula una amplia experiencia en la conservación del patrimonio artístico (adjuntamos currículum vitae).

Las funciones del nuevo conservador serán las de instituir los criterios de actuación patrimonial de bienes muebles en cada momento así como de adecuación y mantenimiento de las instalaciones -y sus condiciones de seguridad, temperatura y humedad- donde se albergan los mismos.

También realizará el inventario de estos bienes muebles y, a partir del mismo, establecer los criterios de conservación. Este documento servirá, a su vez, para redactar un Plan de actuación vinculado a la conservación preventiva, que sea capaz de definir los criterios de uso, y la formación de las personas que van a manejar ese patrimonio así como protocolos que recojan dichas tareas.

Con este nombramiento la Junta de Gobierno continúa su programa de ampliación y protección del rico patrimonio artístico de la Hermandad con el objetivo de que las generaciones futuras puedan seguir disfrutando del mismo en un perfecto estado de conservación compatible con su uso litúrgico y devocional.

Más información en:

https://sevilla.abc.es/pasionensevilla/actualidad/noticias/la-macarena-nombre-conservador-bienes-muebles-patrimonio-179558-1592560154.html

Con este artículo publicado en el día de hoy en la prestigiosa web artística arsmagazine.com venimos a detallar parte de los hallazgos encontrados durante los trabajos de Conservación y Restauración que hemos realizado entre los meses de Julio de 2019 y febrero de 2020:

Dentro de las tareas de conservación preventiva del patrimonio histórico artístico de la Catedral de Sevilla se acometen periódicamente trabajos de restauración de los  bienes muebles que atesora. En este marco, y justo cuando se cumplen 300 años de su realización, se ha llevado a cabo la intervención de la pintura sobre tabla La Virgen del Consuelo de Alonso Miguel de Tovar, que fue incluida en la lista de prioridades a abordar durante 2019 debido a su deficiente estado de conservación. A continuación, Ana Isabel Gamero González, conservadora del cabildo catedralicio, da cuenta del proceso de restauración y de los importantes datos obtenidos.


La restauración de La Virgen del Consuelo ha supuesto no solo un gran paso en pos de su conservación, sino que ha redundado en un mayor conocimiento de la misma. Tan relevantes han sido los resultados obtenidos tras los numerosos análisis y estudios a los que ha sido sometida, que nos permiten afirmar con toda rotundidad que bajo esta pintura barroca existe una anterior fechable entre los siglos XV y XVI.

Desde un primer momento y paralelamente al estudio de patologías y propuestas de intervención, se han tenido en cuenta las fuentes documentales que de ella se conservan y que, sin duda, resulta importante conocer antes de cualquier intervención. La información proporcionada nos  alerta de la posible reutilización de una obra ya existente y anterior a la de Tovar. En efecto, en las Actas del Cabildo de 1719 (folios 104 r y 134 v) consta la petición y posterior autorización del Cabildo a don Pedro Corchado para ampliar el altar según el proyecto que adjuntó “a su devoción y espensas” (1), por lo que debió ser encargo de don Pedro Corchado a Tovar directamente.

Asimismo, historiadores como Francisco Quiles ya habían indicado que “en 1719 el músico tenor don Pedro Corchado recibió autorización del Cabildo para renovar la tabla medieval en la que aparecía la imagen mariana de la Virgen de Consolación que se ubicaba en su altar, porque quería renovar la devoción.”(2). En esta misma línea, publicaciones más recientes señalan que “se trata de un óleo sobre lienzo pegado a tabla. Dicho soporte lignario, de etapa gótica, se pintó quizás cuando el altar pertenecía a Guillén Alfonso, vasallo del rey y veinticuatro de Sevilla. La obra actual, firmada y fechada por Tovar en 1720, respeta la composición goticista subyacente.” (3).

antes

Alonso Miguel de Tovar. La Virgen del Consuelo. 1720. Óleo sobre tabla. Catedral de Sevilla. Estado inicial.

despus

Alonso Miguel de Tovar. La Virgen del Consuelo. 1720. Óleo sobre tabla. Catedral de Sevilla. Estado tras la restauración.

Este artículo tiene como objetivo poner en conocimiento de los lectores los resultados obtenidos durante el proceso de restauración de la obra. Para llevarlo a cabo, fueron extraídas distintas muestras destinadas a un exhaustivo estudio estratigráfico. Encontramos en una de ellas hasta nueve estratos diferentes en los que se identificaron dos capas de sulfato cálcico distintas sobre las que se alternan varias capas de policromía. Éstas se corresponden con la preparación previa de una y otra pintura.

Destaca también la aparición de restos metálicos observados en otra de las muestras y que son identificados como pan de oro con una composición semicuantitativa de 97, 93 % de oro (Au); 0, 87 % de plata (Ag) y 1, 20 % de cobre (Cu), en la que se demuestra la altísima calidad del oro de ley utilizado en la Sevilla del siglo XVI, localizándose en un alto porcentaje en las capas inferiores de la pintura anterior a Tovar.

Como hipótesis más certera manejamos que la tabla primitiva (fechable a finales del XV- principios del XVI) tendría algún tipo de arquitectura lignaria de estética gótica a modo de tríptico tal como evidencian las fotografías con luz rasante,  que al ser eliminadas en la intervención de 1720 de Alonso Miguel de Tovar, le conducen a ampliar las representaciones de estos santos para completar y rellenar el formato de la tabla.

Los resultados obtenidos tras el estudio de Rayos X fueron poderosamente significativos. Analizando detenidamente esta digitalización completa de las imágenes y de manera individual cada una de estas placas radiográficas pudimos apreciar nítidamente la superposición de figuras de una y otra pintura, así como su distribución y escala. De esta manera, comprobamos que los distintos personajes que formaban parte de la composición de la obra primitiva, así como sus atributos, no desaparecieron en la pintura de Tovar, sino que sufrieron diversas alteraciones. Otros, sin embargo, sí fueron desechados fruto de esa revisión o adaptación devocional a la que se sometió la pintura en el siglo XVIII.

trasera

Trasera de la obra, donde se aprecia el engatillado de las tablas que la conforman.

Una vez obtenida una imagen generalizada de la obra primigenia, pudimos establecer una comparativa con la pintura barroca. Ahora, analizaremos no solo las diferencias o semejanzas entre las dos policromías, sino también cómo y en qué ha consistido esa renovación y adecuación devocional autorizada por el Cabildo a la figura de don Pedro Corchado, reflejada en las fuentes documentales existentes en el archivo catedralicio.

radiografa

Placa radiográfica completa de la pintura sobre tabla.

rasante

Fotografía con luz rasante. Se aprecian los contornos de la obra primitiva.

Las figuras de San Antonio de Padua y Santiago “El Mayor” vieron aumentadas sus escalas y elevaron su posición respecto a sus mismas representaciones en la pintura anterior aprovechando la retirada de la arquitectura anteriormente citada.

La figura del donante incrementó también su tamaño, pero lo hizo sobremanera para situarse en la misma escala que el resto de personajes. Era habitual durante la Edad Media, y hasta bien entrado el Renacimiento, encontrar estos personajes a una escala menor con respecto a las figuras sagradas, arrodillados a un lado y en un primer plano, constatando la jerarquía típica de esta época. A partir del siglo XV, los donantes comenzaron a integrarse en la escena principal como asistentes o participantes. En la pintura de Tovar, a la vez que se igualaron las escalas, el donante fue desplazado diagonalmente hacia abajo e izquierda de la composición hasta aparecer representado de medio cuerpo. Este movimiento generó un espacio intermedio con respecto a la figura de la Virgen, otorgando a la composición más profundidad.

Hasta tres planos distintos pueden observarse en la composición de Tovar en contraposición a los dos existentes en la pintura gótico-renacentista. Un primer plano donde se encuentra el donante; un segundo con las representaciones de San Antonio, Santiago, la Virgen, y el Niño; y un tercer y último plano con el fondo y el rompimiento de gloria.

Llama poderosamente la atención el tratamiento del color. Tovar realizó una pintura amable y sosegada, con sus modelos de vírgenes y santos impregnados de una sentimentalidad dulce. Refleja un gusto por lo delicado y lo tierno. Capacidad para plasmar emociones y sentimientos en los rostros. En la primera pintura se aprecia cierta rectitud expresiva y rudeza, sobre todo en el rostro de Santiago. Tovar, por el contrario, como pintor seguidor de la estela de Bartolomé Esteban Murillo, le confirió dulzura y calidez, sobre todo a las representaciones de la Virgen y del Niño.

Otro de los aspectos importantes lo encontramos en la mirada de los personajes. Es reseñable que se produce un cambio evidente entre una y otra obra. Mientras que en la pintura primitiva la mirada del hijo de Dios estaba dirigida hacia su madre, en la pintura de Tovar  esta se dirige al espectador. Esas llamadas de atención son las que Tovar utiliza para que haya comunicación, para que se produzca el diálogo.

santiago-primitivo

Imagen del primitivo Santiago «El Mayor» a través de la radiografía realizada a la tabla.

santiago-ahora

Santiago «El Mayor» tras ser repintado en 1720 por Miguel Alonso de Tovar

Según Hans Bettin, en la Edad Moderna se esperaba que la imagen “hablara” personalmente del mismo modo que en los milagros las imágenes o las figuras celestiales habían hablado a los santos. Esta comunicación se convierte en el verdadero tema de Tovar. La imagen experimenta modificaciones que la ajustan a la mirada del observador. Esto también puede desempeñar un relato anacrónico. Esta disponibilidad del contenido iconográfico a los deseos del observador no se daba en la antigua imagen de culto.

Dicho esto, existen muchas semejanzas entre la obra primitiva y la de Tovar, lo que pone de manifiesto la reutilización de la obra medieval con imágenes icónicas actualizadas siguiendo la idea de arte sustitutivo y, en este caso, subyacente. Esta idea de lo anacrónico (4) sitúa a la obra de arte como un sustitutivo eficaz de otra obra ausente sobre la que ocupa su lugar. La hipótesis de la capacidad sustitutoria concebida de esta manera supone un modo de razonamiento mágico, porque afirma la identidad de lo semejante tras la engañosa pantalla de la experiencia. El arte, también, es una manipulación de las similitudes e identidades propuestas por el modelo de producción sustitutivo.”

Paul Valéry cita en sus Escritos sobre Leonardo da Vinci (1987)  que “la creatividad es la percepción de las relaciones entre las cosas, de la ‘Ley de continuidad’ que existe entre ellas, allí donde otros no ven ninguna. Esta formulación nos permite entender la cadena de sustituciones, en la que una obra reemplaza a la siguiente, no como una realidad histórica, sino como una ficción que crean hacia atrás el artista y el público que contempla la obra, desde el presente hasta el pasado. La nueva obra, la innovación, se legitima mediante la cadena de obras que nos conduce de regreso a una autoridad…”.

Alonso Miguel de Tovar viene a actualizar la iconografía de la Virgen del Consuelo que él mismo se encontró, tomando como referencia la composición arcaica que poseía la pintura anterior. Es un claro ejemplo de la vigencia de las imágenes antiguas en clave sustitutiva. La obra gótico-renacentista sirvió como modelo o imagen icónica, un arcaísmo deseado para Tovar y su comitente en el proceso de actualización devocional a la que es sometida.

El estudio realizado nos muestra por tanto de forma clarividente que Tovar no se deshizo de la creación primitiva, sino que se sirvió de ella. La tomó como modelo y sobre ella trabajó. Esa impronta medieval permanece como icono en pleno siglo XVIII. Ana Isabel Gamero González.

Más información del artículo publicado en: https://arsmagazine.com/una-pintura-gotica-bajo-la-virgen-del-consuelo-de-miguel-alonso-de-tovar/

Agradecemos desde aquí al Excmo. Cabildo de la Catedral de Sevilla y en especial en la figura de su Conservadora de Bienes Muebles Dª Ana isabel Gamero González por la apuesta decidida en que acometiésemos este reto de restauración cuyo equipo técnico ha sido:

  • Responsable por parte de la Santa Iglesia Patriarcal y Metropolitana Catedral de Sevilla y supervisión Técnica de los trabajos realizados: Ana Isabel Gamero González. Conservadora de Bienes Muebles de la Catedral de Sevilla.
  • Responsable de la Intervención, redactor del proyecto de Conservación: Carlos Peñuela Jordán. Conservador-Restaurador de Bienes Culturales.
  • Técnicos en Conservación y Restauración de BB.CC:
  • Ana Marín López. Conservadora de Bienes Culturales.
  • Jose Carlos Córdoba. Becario de la Universidad de Sevilla, dentro del convenio de Practicas Extracurriculares de empresa para alumnos de último año del Grado de Conservación y Restauración de BB.CC.
  • Maestro Carpintero y tallista: Enrique Gonzálvez González.
  • Fotografías: Pepe Morón, Santi León y Carlos Peñuela
  • Reflectografía Infrarroja: Pepe Morón.
  • Estudio Radiográfico: Servicios de Radiología PECORIS. Alfonso Fernández de Peñaranda.
  • Estudios Analíticos y Químicos mineralógicos de pigmentos: Arte-Lab S.L
  • Estudio e Identificación del Soporte lignario: Rosalia Martín Franquelo. Profesora de la US. Conservadora-Restauradora de BB.CC y Bióloga.

Agradecimientos: Al Excmo. Cabildo de la Catedral de Sevilla y a su personal de archivos y bibliotecas por las facilidades ofrecidas para la elaboración de esta investigación.

(1) A.C.S., Fábricas, 408, “Memorias Sepulchrales de esta Sta Yglesia Patriarchal de Sevilla…” ff. 138v-139r; Idem, Sec. I, Autos capitulares, lib. 96 (1719-1720), cabildos ordinarios 26 de mayo y 21 de junio de 1719, ff. 102v y 134v; y Actas del Cabildo de 1719, ff 104r y 134v.

(2) Quiles, Fernando. Alonso Miguel de Tovar (1678-1752). Sevilla: Diputación Provincial, 2005.

(3) González, J. M. y Rojas Marcos, J. Misericordiae Vultus. Cat. exp. Sevilla: Cabildo Catedral de Sevilla, 2016.

(4) Alexander Nagel y Christopher S. Wook. Renacimiento Anacronista. Madrid: Akal, 2017. Véase también Navarrete Prieto, Benito. Murillo y las metáforas de la imagen. Madrid: Cátedra, 2017.

estauracion.v.rosario.sanjacinto.13

Desde el pasado mes de Marzo a Septiembre de 2019 han tenido lugar los trabajos de conservación y restauración sobre esta magnífica Imagen de Ntra.  Sra. del Rosario proveniente de la parroquia de San Jacinto del sevillano barrio de Triana y ubicada en la Capilla Sacramental de la citada Parroquia.

Esta intervención se enmarca dentro del Proyecto Integral de Conservación y Restauración de la citada Capilla. Fechada hacia mediados del siglo XVIII, de autoría desconocida, si bien algunos historiadores la atribuyen a la mano de Antonio de Acosta el Mayor se vislumbra la maestría tanto del retablo, como de las esculturas que forman parte de él, incluida la citada Imagen de la Santísima Virgen.

Los trabajos sobre la Imagen han consistido en un estudio exhaustivo y completo fotográfico con Luz normal, rasante y Ultravioleta apreciándose multitud de daños, añadidos, repintes y demás intervenciones anteriores que hacían enmascaran el original de la pieza. Así como un completo Estudio radiográfico y de TAC aplicado sobre la Imagen que nos arrojaron luz a los problemas internos en sus ensambles que la Imagen presentaba a nivel de soporte.

Se ha llevado a cabo la fijación de los estratos y pictórica completa, a la par que se han desarrollado los trabajos de limpieza mecánica y química de todo el conjunto, remoción de antiguas intervenciones, repintes y barnices oxidados bajo catas previas y test de solubilidad empleados. Posteriormente se procedió a la reintegración volumétrica y cromática de todo el conjunto en el que se procedió al correcto ensamblado de piezas, miembros como manos y dedos, estucado de todas las lagunas de todo el conjunto, finalizando con la aplicación de una fina capa de protección.

Para finalizar se ha provisto a la Imagen de un nuevo perno de cogida a la corona en acero inoxidable y de un sistema de cogidas con asas en su base a fin de manipular a la Imagen y de preservarla de roces y golpes a la hora de su traslado y manipulación futura.

Estos trabajos han tenido una duración estimada de siete meses, concluyéndose su Restauración completa en las vísperas del pasado mes de Octubre festividad de Ntra. Sra. del Rosario.

 

Más Información en: https://sevilla.abc.es/pasionensevilla/actualidad/noticias/carlos-penuela-restauracion-la-virgen-del-rosario-san-jacinto-161432-1576106045.html

 

Carlos Peñuela Jordán- Conservador- Restaurador de Bienes Culturales.

Sevilla, Octubre de 2019.

estauracion.v.rosario.sanjacinto.14

estauracion.v.rosario.sanjacinto.14

estauracion.v.rosario.sanjacinto.15

estauracion.v.rosario.sanjacinto.15

estauracion.v.rosario.sanjacinto.16

estauracion.v.rosario.sanjacinto.16

estauracion.v.rosario.sanjacinto.17

estauracion.v.rosario.sanjacinto.17

estauracion.v.rosario.sanjacinto.18

estauracion.v.rosario.sanjacinto.18

estauracion.v.rosario.sanjacinto.19

estauracion.v.rosario.sanjacinto.19

FINALATRIBUTOS1.estauracion.v.rosario.sanjacinto.20

FINALATRIBUTOS1.estauracion.v.rosario.sanjacinto.20

TAC.3.restauracion.v.rosario.sanjacinto.24

TAC.3.restauracion.v.rosario.sanjacinto.24

scut.1.rx.restauracion.v.rosario.sanjacinto.23

scut.1.rx.restauracion.v.rosario.sanjacinto.23

restauracion.v.rosario.sanjacinto.22

restauracion.v.rosario.sanjacinto.22

restauracion.v.rosario.sanjacinto.21

restauracion.v.rosario.sanjacinto.21

FINALATRIBUTOS2.estauracion.v.rosario.sanjacinto.21

FINALATRIBUTOS2.estauracion.v.rosario.sanjacinto.21

TAC.5.TAC.3.restauracion.v.rosario.sanjacinto.25

TAC.5.TAC.3.restauracion.v.rosario.sanjacinto.25

TAC.6.TAC.5.TAC.3.restauracion.v.rosario.sanjacinto.26

TAC.6.TAC.5.TAC.3.restauracion.v.rosario.sanjacinto.26

tauracion.v.rosario.sanjacinto.27

tauracion.v.rosario.sanjacinto.27

UVA.restauracion.v.rosario.sanjacinto.28

UVA.restauracion.v.rosario.sanjacinto.28

ULTRAVIOLETA3.4ROSARIOSANJACINTO

ULTRAVIOLETA3.4ROSARIOSANJACINTO

A continuación nos hacemos eco de la entrevista publicada con fecha 3/10/2019 en ProntoPro.

Pasado, presente y futuro del arte, unidos mediante la restauración

Publicado el 3 octubre 2019 por Marta Sánchez
Condividi su Facebook Condividi su Twitter Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin Condividi su Linkedin

Carlos Peñuela Jordán, sevillano de 32 años, es Conservador-Restaurador de Bienes Culturales. Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla en la Especialidad de Conservación y Restauración de Obras de Arte en el año 2010, año desde el que lleva trabajando en el sector aunque comenzó a realizar prácticas de restauración en diferentes empresas en el 2007. Su formación académica vino impulsada por el amor al arte que siente desde niño. Asimismo, una vez en la facultad, su pasión por las Bellas Artes le fue impulsando poco a poco a la labor de Conservación del Patrimonio en sus múltiples disciplinas y manifestaciones

Como norma general, Carlos Peñuela Jordán trabaja en solitario, gestionando su propia cartera de encargos y clientes. No obstante, como es habitual en el mundo de la restauración y la conservación, en ocasiones, en los proyectos de mayor envergadura, es imprescindible contar con la colaboración de otras personas. Carlos mantiene colaboraciones con un equipo de 4 o 5 conservadores-restauradores con quienes ha trabajado reiteradamente en los últimos años.

Su especialización son los trabajos de conservación y restauración sobre obras en soporte lignario (escultura, pintura sobre tabla o retablo) o sobre soporte textil (pintura sobre lienzo). No obstante, Carlos maneja un amplio abanico de materiales:

Pintura de caballete ( sobre lienzo, tabla..)

  • Escultura en madera polícroma.
  • Escultura en terracota.
  • Cerámica.
  • Retablos.
  • Artesonados.
  • Pintura mural.
  • Fachadas, piedra y ladrillo.
  • Marcos (polícromos o dorados).
  • Mobiliario.

Carlos, ¿qué implica para ti la conservación del patrimonio histórico? ¿Cuánta importancia tiene para ti?

Para mí, forma parte de mi vida. No entendería a día de hoy otra forma de ganarme la vida, ya que entiendo que es lo nuestro aunque al fin y al cabo un  trabajo es algo muy vocacional y nos apasiona sobremanera. Ello implica no sólo sensibilidad y delicadeza si no, a la par, Compromiso y Responsabilidad.

¿Con qué herramientas prefieres trabajar? ¿Has elegido estas herramientas por su marca y, en caso afirmativo, por qué te gusta esta marca? ¿Cuáles son los requisitos que deben cumplir las herramientas de trabajo que utilizas?

Utilizamos una gran gama, diría que cientos de utensilios y herramientas diferentes y no digamos productos (disolventes, geles, pigmentos, colores… y un largo etc. que sería demasiado extenso de explicar ahora). Normalmente, los restauradores solemos trabajar con diferentes marcas testadas en nuestro mercado, algunas españolas, pero las pioneras y las que siempre van la vanguardia son italianas.

En lo que respecta a la elección y los requisitos para escoger estas herramientas o productos, al final consiste en seleccionar siempre los mejores o más idóneos a la hora de buscar un acabado o un grado de limpieza o estabilidad en la obra. Para ello buscaremos siempre la compatibilidad de estos materiales con el original y que cumplan los demás criterios de conservación que nuestro código deontológico nos va marcando.

¿Cuál es la metodología de intervención que utilizas? ¿Cuántas fases tiene y en qué consiste cada fase?

Cualquier estudio e intervención de bienes culturales no puede abordarse desde una óptica meramente operativa a la que se llega tras una fase de investigación. Dicha fase, siendo rigurosa, nos permite definir la intervención aplicada a las características y necesidades del bien, a partir de la puesta en común del estudio científico de diferentes aspectos individualizados. Si bien podríamos englobar esta metodología en 2 grandes fases: la fase cognoscitiva del objeto a restaurar y la fase operativa.

El objetivo principal que nos planteamos a la hora de abordar un proyecto es la conservación del bien a tratar a través del tiempo en las mejores condiciones posibles, por lo que dividiremos el proyecto en cinco partes fundamentales:

  • Investigación.
  • Diagnóstico.
  • Criterios de intervención.
  • Propuesta de intervención.
  • Cuantificación económica.

A fin de llevar a cabo una correcta intervención, se realizará un ESTUDIO PREVIO (fase cognoscitiva) para detectar los principales factores de deterioro y de alteración sobre la obra. Este estudio tiene cuatro objetivos:

  1. Caracterizar el objeto a través del estudio de sus elementos constitutivos y sus técnicas de ejecución.
  2. Definir su estado de conservación y diagnóstico de sus posibles alteraciones o patologías detectadas.
  3. Identificar los factores de deterioro.
  4. Determinar el tratamiento a realizar. Los productos y las diferentes operaciones de conservación-restauración que se llevarán a cabo. Todos los tratamientos que se realicen irán encaminados a conservar la obra respetando autenticidad, la estética e historia material de la misma.

Las intervenciones de conservación y restauración se sustentan en los criterios generales y aceptados a nivel internacional sobre intervenciones: el principio de la mínima intervención, en el respeto de la autenticidad del original y la reversibilidad de los procedimientos aplicados.

La PROPUESTA DE TRATAMIENTO (fase operativa) se fundamentará en dos líneas de actuación diferenciadas pero íntimamente relacionadas: por un lado, de carácter conservativo, con la finalidad de eliminar los daños existentes a nivel estructural y funcional; y por otro, los tratamientos de restauración, que contribuyan a la restitución material y presentación estética de la imagen.

Los criterios de intervención que se tomarán se basarán en las necesidades que demande la propia obra, ya que es ella quien condiciona los criterios específicos a adoptar. Y, tras la restauración, se entregará una MEMORIA FINAL del proceso llevado a cabo, acompañada de documentación fotográfica donde se refleje su estado de conservación y el tratamiento realizado.

Para la correcta aplicación de este método de trabajo se formulan unos instrumentos de trabajo que se concretan en un conjunto de protocolos para la intervención en bienes culturales emanados de las diferentes Cartas de recomendación sobre intervención en Bienes Culturales y de diferentes Centros Nacionales e Internacionales dedicados a la Conservación y Restauración del Patrimonio Histórico.

¿Cómo recomiendas hacer el tratamiento de conservación y restauración de bienes culturales?

Recomiendo que estas operaciones de conservación habituales para el gran público sean realizadas por personas tituladas y facultadas para desarrollarlas con las mejores garantías.

Si bien, hay otras tareas de conservación preventiva básicas que pueden ser realizadas por las personas encargadas del patrimonio que sea y que son fácilmente ejecutables por cualquier persona que tenga un mínimo de sensibilidad y cuidado, tales como no ubicar estos bienes cerca de puntos de calor, proveerse de guantes a la hora de manipular el bien en cuestión, retirar suavemente con plumeros y desde una distancia prudencial la suciedad o polvo superficial, y así tantas otras que entrarían más en el sentido común.

Protección y recuperación de nuestro patrimonio artístico

Carlos Peñuela es una de esas personas que dedica su vida y su talento a preservar y recuperar piezas de arte que nos enriquecen como sociedad y que aportan un mayor conocimiento sobre el pasado, sus estilos artísticos y técnicas. Con las mejores herramientas del presente, Carlos procura utilizar los mismos materiales que en pasado siguiendo los estrictos protocolos internacionales de restauración para que cada pieza restaurada se parezca lo máximo posible a como fue pensada por sus autores originales. En esta minuciosa labor, el pasado, el presente y el futuro, se entrelazan mediante la restauración del pasado, el trabajo presente y la conservación de cara al futuro.

 

Adjuntamos el enlace: https://www.prontopro.es/blog/pasado-presente-y-futuro-del-arte-unidos-mediante-la-restauracion/

 

Desde aquí quiero agradecer la profesionalidad y dedidación de Marta Sánchez y de Prontopro.

restauracion.v.rosario.sanjacinto.6

 

Desde el pasado mes de Marzo están teniendo lugar los trabajos de conservación y restauración sobre estas esta magnífica Imagen de Ntra. Sra. del Rosario proveniente de la parroquia de San Jacinto del sevillano barrio de Triana y ubicada en la Capilla Sacramental de la citada Parroquia.

Esta intervención se enmarca dentro del Proyecto Integral de Conservación y Restauración de la citada Capilla. Fechada hacia mediados del siglo XVIII, de autoría desconocida, si bien algunos historiadores la atribuyen a la mano de Antonio de Acosta el Mayor se vislumbra la maestría tanto del retablo, como de las esculturas que forman parte de él, incluida la citada Imagen de la Santísima Virgen.

Los trabajos sobre la Imagen están consistiendo en un estudio exhaustivo con análisis de medios físicos como diferentes placas radiográficas, estudio de Tac e imágenes médicas en 3-D y completo estudio fotográfico con Luz normal, rasante y Ultravioleta apreciándose multitud de daños, añadidos, repintes y demás intervenciones anteriores que hacían enmascaran el original de la pieza.

Posteriormente está llevando a cabo la fijación de los estratos y pictórica completa, a la par que se desarrollan los trabajos de limpieza mecánica y química de todo el conjunto, remoción de antiguas intervenciones, repintes y barnices oxidados bajo catas previas y test de solubilidad empleados.

Los trabajos tienen una duración estimada de siete meses, estando previsto concluirlos al inicio del último trimestre del presente año.

Fotografías:

Santi León

Centro radiológico Resolana

Carlos Peñuela

 

Más información en: http://parroquiadesanjacinto.es/reflexiones

restauracion.v.rosario.sanjacinto.12

restauracion.v.rosario.sanjacinto.12

restauracion.v.rosario.sanjacinto.11

restauracion.v.rosario.sanjacinto.11

restauracion.v.rosario.sanjacinto.10

restauracion.v.rosario.sanjacinto.10

restauracion.v.rosario.sanjacinto.9

restauracion.v.rosario.sanjacinto.9

restauracion.v.rosario.sanjacinto.8

restauracion.v.rosario.sanjacinto.8

restauracion.v.rosario.sanjacinto.3

restauracion.v.rosario.sanjacinto.3

restauracion.v.rosario.sanjacinto.4

restauracion.v.rosario.sanjacinto.4

restauracion.v.rosario.sanjacinto.5

restauracion.v.rosario.sanjacinto.5

restauracion.v.rosario.sanjacinto.6

restauracion.v.rosario.sanjacinto.6

restauracion.v.rosario.sanjacinto.7

restauracion.v.rosario.sanjacinto.7

restauracion.v.rosario.sanjacinto.2

restauracion.v.rosario.sanjacinto.2

restauracion.v.rosario.sanjacinto.1

restauracion.v.rosario.sanjacinto.1

virgenconsuelo.catedralsevilla.carlospenuela.1

La Intervención de Conservación y Restauración sobre la Capilla de la Virgen del Consuelo tiene como principal objetivo recuperar los valores estéticos y cromáticos de la pintura sobre tabla que preside dicha capilla, obra de Alonso Miguel de Tovar en 1720 y de dos esculturas en madera policromada del siglo XVII que representan a San Nicolás de Bari y a San Agustín de Hipona. Desde los últimos días del mes de Junio y con una duración aproximada de seis meses, el Conservador-Restaurador Carlos Peñuela Jordán, llevará a cabo esta intervención de Conservación y Restauración consistente en:

  • Estudios físicos por Imagen mediante un estudio fotográfico completo de Luz rasante y normal. Luz Ultravioleta, Luz infrarroja y Rayos X.
  • Estudio Analítico estratigráfico de pigmentos con la toma de micromuestras de diferentes puntos de la capa pictórica para establecer diferentes test y protocolos de actuación en el tratamiento de la limpieza de dicho estrato pictórico.
  • Fijación de toda la capa de color, de los estratos de preparación y pictóricos. Esta actuación también se abordará sobre las referidas esculturas que se encuentran en la capilla.
  • Consolidación del soporte, eliminación de añadidos. Ensamblado correcto de las tablas. Reintegración volumétrica de todo el conjunto; así como en la talla del marco.
  • Limpieza de barnices oxidados remoción de repintes existentes, mediante diferentes disoluciones acordes a los protocolos y test que hemos referido anteriormente.
  • Reintegración volumétrica de todo el conjunto, estucando todas las lagunas de preparación tanto en la pintura como en el marco.Reintegración cromática en dos fases; una primera al agua y una segunda al barniz.Junto a la nave oeste de la Catedral, en el mismo lugar donde se encuentra la referida Capilla de la Virgen del Consuelo, se ha dispuesto un cerramiento donde se ha instalado un taller de restauración en el que se está acometiendo dicha Intervención y que se prolongará hasta final de año.La composición de la pintura de la tabla de Tovar, está marcada por el formato piramidal del grupo materno filial. María, sentada en un trono viste al gusto concepcionista, sobre sus rodillas sostiene al Niño. A la derecha de la Virgen se encuentra San Antonio de Padua, antiguo titular del altar; al otro lado, el Apóstol Santiago. A los pies de la Virgen figura un clérigo que se ha identificado como el canónigo Diego López de Enciso, enterrado a los pies del altar. También podría tratarse del músico de capilla Pedro Corbacho, último de los patronos documentados de la capilla.

 

Ana Isabel Gamero González

Conservadora de Bienes Muebles de la Catedral de Sevilla

Texto extraído de: https://www.catedraldesevilla.es/comienza-la-intervencion-de-la-capilla-de-la-virgen-del-consuelo/

Más información en: https://sevilla.abc.es/sevilla/sevi-catedral-sevilla-restaura-capilla-virgen-consuelo-201907021833_noticia.html

carlospenuela.migueldezayas.sanfrancisco.1

En los últimos meses se ha venido interviniendo esta curiosa y valiosa escultura  en madera policromada de indudable calidad artística, con una atribución bastante certera a la gubia de uno de los discípulos del maestro de escuela granadina Pedro Mena como es Félix Miguel de Zayas. Este artista heredó el taller del maestro Mena donde se establece así como múltiples bocetos y obra que lega del mismo. Se trata de una obra en talla en madera de unos 72 cm de altura en el que se muestra a San Francisco Javier orante leyendo la Sagrada Escritura.

Los tratamientos de conservación y restauración aplicados sobre la misma han consistido en:

-Documentación gráfica con luz normal, rasante y ultravioleta de la obra.

-Limpieza superficial de la misma.

-Fijación de los estratos pictóricos.

-Consolidación y cierre de aberturas y fendas en el soporte lígneo.

-Limpieza mecánica y química de la policromía.

-Reintegración volumétrica y estucado de los faltantes de preparación.

-Reintegración cromática de todo el conjunto.

-Aplicación de una fina capa de protección, de barnizado final.

-Documentación gráfica final de intervención.

carlospenuela.migueldezayas.sanfrancisco.1

carlospenuela.migueldezayas.sanfrancisco.1

carlospenuela.migueldezayas.sanfrancisco.2

carlospenuela.migueldezayas.sanfrancisco.2

carlospenuela.migueldezayas.sanfrancisco.3

carlospenuela.migueldezayas.sanfrancisco.3

carlospenuela.migueldezayas.sanfrancisco.4

carlospenuela.migueldezayas.sanfrancisco.4

carlospenuela.migueldezayas.sanfrancisco.5

carlospenuela.migueldezayas.sanfrancisco.5

carlospenuela.migueldezayas.sanfrancisco.6

carlospenuela.migueldezayas.sanfrancisco.6

carlospenuela.migueldezayas.sanfrancisco.7

carlospenuela.migueldezayas.sanfrancisco.7

carlospenuela.migueldezayas.sanfrancisco.10

carlospenuela.migueldezayas.sanfrancisco.10

carlospenuela.migueldezayas.sanfrancisco.11

carlospenuela.migueldezayas.sanfrancisco.11

carlospenuela.migueldezayas.sanfrancisco.12

carlospenuela.migueldezayas.sanfrancisco.12